María Garombo considerada una madre y santa por los presos la cárcel de alta seguridad

Los presos expresaron una gran gratitud durante misa memorial en la cárcel de alta seguridad cuando recordaban a su querida capellán.

Posted:

CRANSTON - El 9 de febrero se llevó a cabo un Misa Memorial para la señora María Garombo quien murió el mes pasado, y este servicio fue en El Departamento de Correcciones (DOC) de Rhode Island. Ella fue capellán de la cárcel por muchos años.

El servicio fue organizado por Antonio Andreu, miembro del equipo de capellanes de la Diócesis que supervisa Martha Paone.

Ir a visitar los presos por primera vez es un poco intimidador. Hay mucha seguridad y las reglas son muy fuertes para poder obtener un permiso para irlos a visitar.

Cuando llegué, tuve que esperar para que mis credenciales fueran revisadas. Después tuve que pasar por un detector de metales y por unas puertas también de metal muy pesadas que se encuentran en cada punto de entrada para poder llegar hasta la capilla donde caben alrededor de 15 personas.

En el fondo hay un cuarto muy pequeño con una ventana grande el cual era la oficina que María ocupaba y también es el lugar de confesiones cuando vienen los sacerdotes a celebrar la misa.

Seis presos tuvieron el privilegio de ir a la misa en la pequeña capilla, acompañados por los guardias de seguridad, el Director de Información y Relaciones Públicas J.R. Ventura, el Director de la Prisión, el Señor A. T. Walll, el Director Asistente Mr. Weiner, el Capitán de la facilidad Mr. Adams, un par de capellanes y dos sobrinos de María.

Durante la misa el Diácono Timothy Flannigan, capellán de la cárcel dijo, “la hermana María nos traía la Eucaristía y nos enseñó la Misericordia y la compasión de Dios.

"Ella fue una pequeña gigante que siempre intermediaba entre Dios y nosotros. Para ella las paredes nos significaban nada porque Dios no estaba solo en las iglesias de Providence, sino también dentro la cárcel”.

“Ella llegaba todas las mañanas y saludaba a los presos y con el dedo les decía, pórtense bien”.

El padre Damián Kearney, un sacerdote benedictino semi-retirado en la ciudad de Portsmouth Abbey, vino a celebrar la misa por primera vez y dijo, “me hubiera gustado conocer a María. Era una persona con el espíritu del Papa Francisco y aparentemente una gran mujer de fe, Misericordia y servicio”.

Después de la misa el señor A.T. Wall, Director del (DOC) habló y expresó su gratitud por el servicio que hizo María. Él dijo, “Cuando pienso en María pienso en la oración de San Francisco y pienso, ¿somos dignos? No sé si lo seamos pero si seguimos su ejemplo vamos a ser mejores personas”.

Louise Tillinghast quien trabaja en la clínica de la cárcel de alta seguridad dice que ella siempre fue una influencia positiva que se transmitía no solo en ese lugar sino en muchas partes fuere del edificio.

Mike Manrique, el sobrino de María dijo que “ella fue para mí como mi segunda madre y ella me orientó en la fe y la religión ella me preparó para hacer mi primera comunión y me ayudó a vivir una vida cristiana. Ella era una persona muy spiritual”.

“Para María los presos eran como sus hijos, hijos que cuidaba con cariño”. Dijo Mike.

Joshua D. llegó a prisión en el año 2006 y conoció a María al poco tiempo de haber llegado. Él dijo que ella era un faro de luz, una mujer admirable. “Ella era un gran ejemplo de la fe Católica. Ella demostraba su fe católica con sus palabras y sus acciones”.

Joshua fue sentenciado en el año 2008 a cadena perpetua sin libertad. Solo tenía 20 años cuando llegó. Él dice que gracias a María, él se convirtió y cambió su corazón y se hizo católico.

“Cuando ella me decía que no importaba donde uno estuviera si en prisión o en la calle, todos estamos llamados a ser santos, las paredes de la cárcel, era como que desaparecían. En diciembre comenzó el proceso para ser un Dominico Laico y ella me ayudó en este proceso de poder entrar en la orden, es difícil pero es posible”.

Michael R. otro de los presos que estaba presente en la misa dijo, “Ella era una persona que siempre daba testimonio de ser hija de Dios y en este lugar que hay tanto odio, tristeza y soledad, nosotros sentíamos la presencia de Dios, cuando esta mujer de solo 4 pies de estatura, entraba por los corredores de la cárcel, trayéndonos el amor y la compasión de Jesús, recordándome que no estoy olvidado”.

“Aun para los hombres que se creen muy fuertes o tienen diferentes creencias, ella siempre transmitía fe. Este es el primer año que no nos puso las cenizas en la frente. Yo sé que ella está en el cielo tratando de intervenir por nosotros con Jesús”. En las paredes de la capilla se encuentra una fotografía y unas notas que le han dejado los presos que ella iba a ver.

En una de ellas se lee: “Hermana María, una santa mujer. Alguien que siempre puso a otros primero. La hermana María fue una verdadera madre para todos nosotros. Con ella no teníamos que lidiar con nadie más y con cariño le llamábamos abuelita porque nos cuidaba como tal. Estamos tristes porque hemos perdido a una gran persona; alguien que en realidad amaba Dios. “Santa María” siempre va a estar en mi memoria y en mi corazón”. Silvestre M.

Otro preso llamado Tom escribió: “Siempre la voy a recordar por la paz el consuelo que traía, yendo de celda en celda, ofreciendo palabras de aliento, de apoyo o simplemente un, ¿Cómo está? Espero que esté en paz y no sufra más. Siempre la voy a tener presente en mis oraciones”.

Ricardo V. escribió: “¡Recuerdo cuando llegaba y el cuarto se iluminaba cuando venía a hablarnos y hacer que sonriéramos. Pero el saber que ya no va a estar con nosotros me da mucha tristeza. Usted fue una bendición de Dios para nosotros y tocó muchos corazones y cambio muchas vidas. Siempre estaba pendiente de nosotros y por eso nunca la vamos a olvidar. ¡Sabemos que está en un lugar mejor con El pero de todos modos la vamos a extrañar! Descansa en Paz María. Que Dios te bendiga a ti, a tu familia y a todos los que te querían.

Otro preso escribió: “María, una mujer gentil que su amor por otros solo era a través de su fe en nuestro Señor,. Siempre nos llamaba hijos, María tocó mi vida de una forma fuerte. Ella me enseñó el amor y la alegría de Cristo. Hoy nuestro Señor la llamó para darle su recompensa celestial. Que se encuentre en la Gloria de Jesús y junto con todos los santos y ángeles siempre le den Gloria. La vamos a extrañar. Mis oraciones son por su familia. Tesalonicenses 4:14 ¿No creemos que Jesús murió y resucitó? De la misma manera, pues, Dios hará que Jesús se lleve con él a los que ahora descansan. Dios te bendiga, tu hermano en Cristo”.

Finalmente, Michael hizo una oración: “Amado Señor: vengo hacia ti con humildad pidiéndote que recuerdes a tu sierva María y de todas las manera que ella te sirvió, y por todas las vidas que tocó con su amor y compasión. Te pedimos por su alma para que la lleves a tu lado lo antes posible. Que las oraciones por María lleguen al trono de tu Gloria. Amen.

María fue una gran inspiración para todos los que estuvieron en contacto con ella, una gran sierva de Dios.